La Paz, Bolivia

18 de mayo de 2024

Datos del Tiempo:

14º    27º

MIN. MAX.

Cívicos y logias cruceñas caen presas de su propio paro

Editorial.

Compartir

CCB / Miércoles 26 de Octubre de 2022 - 22:23

La pasada jornada el presidente de la Cámara de Industria, Comercio, Servicios y Turismo de Santa Cruz (Cainco), Fernando Hurtado salió a la palestra echando el grito al cielo, tras enterarse de que las organizaciones sociales de Santa Cruz, decidieron, por así decirlo, unirse al paro y cercar la ciudad, con el fin de que realmente se produzca un paro en esa urbe; culpó al gobierno de cercar esa ciudad, sin entender que el paro que alienta y que es financiado por el comité cívico, es quien paralizó la ciudad ya hace cinco días.

Pero claro, esas organizaciones a las cuales ataca y que por cierto ya fueron amenazadas de muerte, por parte de quienes perpetraron el golpe de Estado en 2019, y que no son financiadas por los cívicos, determinaron esa situación para hacer sentir un paro, a los industriales, a las logias, a los empresarios financiadores y a los hijitos de papa aglomerados en la Unión Juvenil Cruceñista, para hacer sentir un verdadero paro, pero además, para que se den cuenta de que parar, no solo afecta al ciudadano de a pie y que vive del día a día, sino, ahora, también a ellos.

Hurtado cuestionó que se haya desabastecido de gas al parque industrial, que dicho sea de paso, tiene autorización, conjuntamente la cervecería, pollos Sofía, y otras industrias que alientan el paro y que son de propiedad de quienes ahora paralizaron Santa Cruz, de cruzar y caminar libremente, sin saber que fueron los mismos vecinos del sector de Palmasola quienes evitaron la salida de gas en rechazo al paro que fomenta Camacho, Calvo y Cuellar.

Las logias entendieron, este miércoles, que cayeron presas de su propio paro. El cual, antes del cerco por parte de comunarios y campesinos cruceños, solo era un show mediático, donde los medios, financiados por las logias, mostraban a gente violenta pagada por los cívicos, amedrentando a los incautos cruceños que solo buscan un pan del día, trabajando honestamente, entre ellos, gremiales, propietarios de sus propios negocios, choferes, vendedores ambulantes, artesanos, artistas; mientras que sus industrias, fábricas, empresas y logieros, gozaban de permisos especiales, para producir, no parar y seguir ganando el pan del día en desmedro de los trabajadores.

Justo el martes Rómulo Calvo de igual forma echaba el grito al cielo, indicando… que cómo es posible que cerquen la ciudad… mis empresas deben trabajar, las industrias deben producir…. Sin darse cuenta que están en un paro y que cuando hay un paro, “paran” todos, no solo los trabajadores y gente de a pie. Ahí entra el dicho de que por su propia boca muere el pez.

Ojalá, al darse cuenta de que el parar, o cercar las ciudades y dejar sin alimentos o sin trabajo a las personas, ya sean de Santa Cruz u otros departamentos, es malo y ocasiona grandes pérdidas, los haga reflexionar. Y los cívicos, logieros, empresarios e industriales que financian y alientan el paro, dejen de hacerlo y se vayan a la vereda del diálogo sano y consciente. Y no solo a llenarse la boca con la palabra diálogo y luego a generar violencia, amenazar a dirigentes campesinos que no conculcan con sus pensamientos o a ir a una mesa a sentarse media hora y salir cobardemente, ojalá reflexionen y suspendan su paro.